dissabte, 21 de març de 2015

Viajando en tren por Tierras altas en Sri Lanka

Actualización 19 de marzo 2016:

Ya he transferido completamente éste blog a mi nuevo blog www.cintiasloveinaction.com

He puesto mucha energía en él y me encantaría veros por allí.
Os espero con los brazos abiertos!

Cintia


Viajar por Sri Lanka es una experiencia fascinante. Es un país muy rico en naturaleza y con paisajes diferentes y conforme los vas descubriendo poco a poco hacen que éste lugar te enamore cada día un poco más. Visitar las ruinas y ciudades antiguas del norte es imprescindible, pasar unos días de relax y chillout en las playas es también una propuesta muy tentadora, pero recorrer la zona de montañas entre las plantaciones y los campos de té está siendo para mí una de las experiencias más auténticas e inolvidables que estoy teniendo aquí.

Playas bonitas se pueden encontrar en muchos países, ruinas y construcciones arquitectónicas antiguas  también… pero no en demasiados países podrás perderte entre la inmensidad de las plantaciones de té y sentir ese retroceso en la historia a la época colonial.



Porqué viajar en tren?

Porque está lleno de historia, porque tiene un sabor especial, porque sólo ver la belleza de esos trenes de colores ya te alimenta los sentidos,  porque te permite disfrutar del viaje más que con cualquier otro medio, porque te permite moverte, sentarte en las puertas y ver el paisaje mientras el viento te da en la cara… y porque es sumamente barato! Para haceros una idea un billete de Colombo a Galle (3,30 h) vale tan solo 180 rs (1,10€ apox).


Viajar en tren y en bus es similar de precio pero para mi si me das a elegir, lo tengo claro! El bus se mueve más, es más ruidoso, atraviesa carreteras y ciudades atestadas de tráfico, no te puedes mover… y no hay sitio para el equipaje! Es un poco más de show… pero igualmente otra de las aventuras que hay que vivir en éste país también.



Tren desde Kandy a Ella

Así pues una de las cosas que no te puedes perder si vienes a Sri Lanka es el trayecto en tren desde Kandy a Ella. Para los viajeros que queráis visitar el país en enero y febrero debéis saber que aquí es temporada alta y hay mayor cantidad de turistas.  Destinos tan solicitados como Ella, gracias a la belleza del lugar y del viaje en tren a través de las plantaciones hace que los billetes de tren se agoten rápido. Yo compré el billete con 2 semanas de antelación (a lo mejor tampoco hacía falta tanto…) pero pude asegurarme mi asiento.



Aun recuerdo la emoción con la que esperaba ése viaje. Nada más salir de Kandy el paisaje es completamente verde, pura selva. Plataneros, palmeras, árboles, vegetación abundante y montañas se entremezclan con pequeños pueblos, ríos, cascadas, casas aisladas  y estaciones de tren que van apareciendo en el camino. El verde se funde entre la niebla y el azul del cielo. El sol brilla como nunca y muy frecuentemente, especialmente por ésta época, después de las tres de la tarde el día se gira y empieza a llover y a cubrirse de niebla.



Escenas cotidianas

La vida junto a las vías de tren es un fenómeno curioso de observar. Parece que uno de los pasatiempos favoritos de los srilankeses es detenerse o sentarse junto a las vías y así dejar pasar las horas. Hombres bien vestidos y con maletín que van al trabajo, mujeres que llevan sus hijos a la escuela, grupos de niños y niñas bien blancos y uniformados que vienen de la escuela, vendedores de comida callejera (samosas, rolls, cacauetes…), grupos de hombres conversando, ganaderos que llevan sus vacas a pastar, grupos de adolescentes que se sientan a charlar, a reír, a cantar…



Entender porqué fueron creadas esas línias ferrroviarias de tren atravesando esos campos y porqué son tan antiguas, es entender la historia del país. Sri Lanka fue colonizada primero por los portugueses en el año 1505, luego por los holandeses y finalmente por los británicos. Éstos últimos llegaron a la antigua Ceilán en 1796, pero no fue hasta 1815 que lograron derrotar la resistencia del último reino local. En esas fechas se hicieron con el país y expandieron sus colonias a lo largo y ancho. Introdujeron el mayor y más preciado producto que posteriormente exportarían, el té y con esa finalidad crearon esas vías de tren. De ese modo podían recoger toda la producción y exportarla a Europa y el resto del mundo.


La infinidad de quilómetros y hectáreas de plantaciones de té es alucinante. Junto con India y algún otro país, el té de Ceylan es uno de los mejores tés del mundo, por no decir el mejor… Yo sin duda me he aficionado a él! A mi siempre me ha gustado el té, pero consumía diferentes variedades de té verde con sabores… (té de canela, té con limón…) pero aquí el gustazo más grande que te puedes dar es tomarte una buena taza de té negro (black tea) con leche (milk tea)… Si está bien hecho y las proporciones de té, leche y azúcar son adecuadas el paladar pide más y más!

Siempre que he viajado en tren me he encontrado con gente local maravillosa, amable y cordial que se han ofrecido a ayudarme a subir mi equipaje, que me preguntaban donde iba y ellos me iban informando cuántas paradas faltaban para bajar, me ofrecían comida, sonreían y simpatizaban conmigo y algunos incluso te cedían su asiento.



Recuerdo un día, justamente el día que iba de Kandy a Ella y tenía reservado asiento en 2ª clase conocí una familia que iban con un grupo de chicos a Badulla a formarse en un tipo de danza o arte marcial. Todo el vagón estaba ocupado por ellos y yo era la única "guiri", pero aún recuerdo lo bien que me trataron... la madre, una super madraza, lo llevaba todo preparado en una caja de cartón. Comida, platos, cubiertos, servilletas, dulces de postre... Cada vez que sacaban algo para comer me ofrecían a mi, un encanto! A la hora de comer me preguntaron si yo llevaba comida y les dije que no, que compraría algo cuando subiera alguno de aquellos vendedores ambulantes. En unos instantes aquella mujer sacó una ración de arroz y una especie de rolls vegetales para mi. De postres me ofrecieron unos dulces deliciosos y más tarde compraron una bolsa con otro tipo de dulces típicos del país y me preguntaron si los había probado alguna vez... les dije que no y al probarlo descubrí otro sabor nuevo agradable para mi paladar!

Pese a que la experiencia es maravillosa no esperes trenes de alta velocidad… hablar de distancias  aquí es de risa…los trenes son sumamente lentos... por ejemplo de Kandy a Nany Oya si no recuerdo mal son unos 70 km y se tarda aproximadamente 5 horas… así que siéntate, respira… y disfruta del paisaje!

Si no compraste comida y tienes que realizar un viaje largo no te preocupes, acostumbran a abundar vendedores ambulantes que suben a los vagones y venden comida, bebida y té.



Algunas recomendaciones

·         Para viajar en tren normalmente puedes comprar billetes el mismo día, pero no tienes asegurado el asiento. Puedes reservar con antelación pagando 600rs.
·         Yo siempre viajo en 2ª clase, y es más que suficiente. Está limpio y los asientos son cómodos.
·         Si quieres ver horarios y precios de los trayectos de tren ésta es la web oficial. www.ceylonrailway.com Es fácil de entender y buscar lo que deseas.
·         No tires el ticket de tren hasta que no salgas de la estación de llegada. Un revisor te lo pide al final del trayecto.
·         En los trenes hay una clase especial de 1ª llamada “Observation saloon” que esta a la cola del tren donde las vistas son más panorámicas, las vidrios más grandes y supuestamente se pueden hacer mejores fotos porque se ve mejor el paisaje. No sé que tal es pero si alguno está interesado puede informarse.

Disfruta del viaje amig@!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada