dilluns, 9 de març de 2015

Tocada por el alma de los elefantes: Visita al orfanato de Pinnewala



Actualización 19 de marzo 2016:

Ya he transferido completamente éste blog a mi nuevo blog www.cintiasloveinaction.com

He puesto mucha energía en él y me encantaría veros por allí.
Os espero con los brazos abiertos!

Cintia


Que me llevo hasta alli?
Una noticia que me parte el corazon
 
Unas semanas antes de empezar mi viaje a Sri Lanka y el sureste asiatico, mi alma fue tocada por una noticia que lei en Internet  y aun hoy siento aquel gran impacto que semejante noticia tuvo en mi interior. Lo que capto inmediatamente mi atencion fue la imagen del titular, en la cual aparecia los ojos de un elefante con lagrimas cayendole mejilla abajo. Senti el enorme deseo de saber de que trataba la noticia y que le habia sucedido a aquel dulce y tierno animal.
 
La noticia en cuestion relataba la historia de un elefante que durante mas de 30 anos habia vivido en cautividad en un circo de India (u otro pais por el estilo), siendo sometido a realizar espectaculos y toda esta clase de cosas que se acostumbran a hacer con animales “esclavizados”.

Al parecer una fundacion que trabaja para la defensa de los derechos de los animales consiguieron denunciar semejante situacion y ponerlo en libertad, devolviendo al elefante a la selva, a su habitat natural. Lo que mas me impacto de la noticia fue que el elefante al saber que iba a ser puesto en libertad (o en el momento en el que ya lo pusieron) fue totalmente consciente de ello, y empezaron a caerle lagrimas de felicidad.


El elefante era consciente del sufrimiento con el que habia vivido toda su vida, sabia que eso ya no iba a ser asi nunca mas y lloraba de emocion.

Esa noticia me impacto tanto y enternecio tanto mi corazon que inmediatamente senti el deseo de querer ayudar a los elefantes, de querer estar a su lado, tocarles, acariciarles, transmitirles el amor que siento por ellos con mis manos, con mi mirada… Tome conciencia de cuan humanos pueden ser algunos animales, y cuan inhumanos son algunos humanos… Senti el dolor en mi piel que ese animal habia sentido y me di cuenta, una vez mas, que los animales sienten igual que nosotros y sufren igual que nosotros… Senti el gran deseo de tener cerca a uno de esos enormes “grandullones” para mirarles de tu a tu, sin miedo… Tal vez la primera reaccion instintiva si se me pone uno de ellos a mi lado sin esperarlo seria sentir miedo,  y no… no queria sentir miedo. 


Queria enfrentarme a la situacion de tenerles cerca para poderles tocar sin miedo y tan solo sentir amor y compasion por ellos… En ese mismo instante nacio en mi un amor muy profundo por los animales y especialmente por los elefantes.

Paralelamente iba preparando mi viaje a Sri Lanka y leia que este es uno de los paises del mundo donde mas elefantes hay y que en muchos parques nacionales incluso se pueden ver mas elefantes en manadas que en muchos lugares de Africa.
 
Una vez aqui, en Sri Lanka, cuando me puse a planificar un poco los lugares que queria visitar, vi que el orfanato de elefantes de Pinnewala era uno de los lugares mas visitados del pais, tanto por los habitantes locales como por turistas.

Antes de ir habia oido por algunas personas  y tambien habia leido en la guia de Lonely planet que el orfanato en su origen tenia un buen proposito que era acoger a elefantes que habian sido heridos en la selva por cazadores o habian caido en trampas o lo que fuera, lo cual se supone que es una buena labor porque les ayudan en su proceso de rehabilitacion, pero tambien lei que actualmente el orfanato se habia convertido mas en un zoo que en otra cosa debido a la alta exposicion de los elefantes al ser humano.


Eso me entristecia bastante. Mi mente queria seguir creyendo en el ideal de ver a los elefantes libres, sanos y felices en un habitat apropiado para ellos y al mismo tiempo que estuvieran bien cuidados y alimentados, pero como sucede en todo aquello por donde el hombre pasa y deja su huella, acaba corrompido y mas cuando hay dinero de por medio. Esa buena intencion original acaba desvirtuandose. Al final el lugar no deja de ser un lugar donde si, los elefantes estan bien cuidados, pero no dejan de estar sometidos al ser humano. El elefante que en su condicion natural viviria en libertad, ahora es domesticado para que no hiera a los humanos con varas con pinchos. Esta claro que no esta bien que los elefantes ataquen a los humanos… pero tal vez si ellos estuvieran en libertad no tendrian nada de lo que defenderse tampoco, no?
 
Visita a Pinnewala

De todos modos  queria ver el orfanato con mis propios ojos y tener mi propio criterio. Tambien porque yo iba con la firme intencion de “llevarles un pedacito de mi corazon a los elefantes”  y a cada uno con los que me cruzaba, con los que me hacia una foto, a los que banyaba les enviaba un gran rayo rosa de amor, y si llevaba cadenas visualizaba que se las quitaba.



Otro tema a destacar de como un orfanato de elefantes acaba conviertiendose en un reclamo turistico es por el precio que supone la entrada y los “extras”. Primero para entrar pagas 2000rs (unos 15 euros), y si quieres darles un biberon de leche o comida pagas otra cantidad extra. Pero ademas de eso, luego te das cuenta de todos los “chanchuyos” que hay de puertas adentro. Los hombres que cuidan de los elefantes, estan junto a ellos y si te acercabas a hacerles una foto luego te pedian una propina. El tema del banyarles era otro asunto “interesante”. En teoria los visitantes no pueden banyar a los elefantes en el rio pero si conocias a alguien local (del hotel, un conductor de rickhshow, un guia…) que conociera un poco aquello era possible que fuera a uno de ellos y le dijera que si te dejaba banyar al elefante le darias una propina.  En mi caso, el conductor que me llevo, que era familiar de los del hotel, conocia a alguien dentro del orfanato y me dijo que no me preocupara, que el hablaria con alguien para que yo pudiera banyar a un elefante. Me pidio 500rs (unos 3,5 euros). Tambien habia por alli vendedores de platanos, que por  100rs te daba unos cuantos… En fin… ya veis un poco como funciona el asunto.

Pese a todos estos pros y contras sobre el orfanato, pase una manana excepcional. Tuve la suerte de estar rodeada de mas elefantes de los que probablemente volvere a estar nunca, y tuve la suerte de tenerlos lo mas cerca de lo que nunca jamas estare.

 Pude tocarles, darles de comer, banyarles, reir con ellos, mirarles directamente a los ojos, darles besos, acariciarles la trompa, abrazarles… y para mi ese dia fue un gran regalo del cielo en el cual senti como yo y los animales establecimos unos fuertes lazos y en los que mi alma se comprometio mas que nunca para ayudar al bienestar y la armonia de toda forma de vida.

Despues de la visita

Toca reflexionar sobre muchas cosas. El papel del hombre, la naturaleza, los animales, como contribuimos cada uno de nosotros al desarrollo y a la armonia en el planeta… como fomentamos o no estructuras y sistemas que favorecen o dejan de favorecer los derechos de los animales y las personas, que papel activo y transformador podemos adopter cada uno de nosotros, que valor de damos a la vida… con que conciencia de la realidad visitamos los lugares o participamos en diferentes actividades

Todas estas preguntas que me hago bien merecen un tiempo y reflexion para ser maduradas y contestadas. Tal vez las cosas no son “buenas” o “malas”… todo depende de la consciencia que uno tenga ante cada situacion. Asi pues, asistir a lugares que pueda parecer que no fomentan los derechos de las personas o los animales, puede ser tambien una especial forma de revolucion o transformacion en tanto en cuanto la mirada sea critica y nos permita ver mas alla de las apariencias.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada